Claves para disfrutar de un alquiler seguro

En los tiempos que corren, para muchos jóvenes que quieren emanciparse y también para muchas familias el alquiler se ha convertido en la forma más sencilla de poder garantizar tener una vivienda digna. Más todavía se produce este fenómeno en las grandes ciudades españolas donde los precios condicionan mucho el mercado inmobiliario y hace que el alquiler sea una de las únicas alternativas viables para muchas personas. 

Obligaciones del inquilino

Una de las primeras cosas que debes saber cuando te decides a alquilar un piso son las obligaciones que vas a contraer. Por ejemplo, debes saber cuáles son las obligaciones del inquilino sobre las reparaciones u otras que puedan aparecer. Debes estar preparado para asumir todas tus responsabilidades.

Pagar el alquiler

Una de las obligaciones más importantes que vas a tener como inquilino es la de pagar de forma rigurosa y mensual tu renta de alquiler. Es importante cumplir porque esto garantiza la viabilidad del sistema, la puesta al mercado inmobiliario de pisos para alquilar y el beneficio de los propietarios para que la rueda pueda seguir. 

El contrato marcará sanciones o incluso que te desahucien del piso si incumples esta obligación que como inquilino te corresponde, así que antes de firmar un contrato de alquiler, analiza en profundidad si vas a poder asumir el coste, no en los siguientes meses sino mientras que el contrato esté en vigor. 

Dejar el inmueble en perfecto estado

Otra de tus obligaciones va a ser cuidar, en la medida de lo posible, la propiedad que te ha sido arrendada. Es importante que aunque el piso no te pertenezca, lo sientas como propio. En definitiva, va a ser el espacio donde vas a desarrollar tu propia vida. 

Seguro que no quieres vivir en una casa que se cae a trozos, así que no dejes que tu piso se degrade porque serás el principal perjudicado. Sobretodo, teniendo en cuenta que el arrendador te podrá exigir responsabilidades o no devolverte la fianza en caso que el estado del piso en su devolución no esté en las mismas condiciones que cuando te lo entregó

Avisar si quieres marchar

Recuerda también que el contrato de alquiler te obliga a su cumplimiento desde el primer día en que tiene vigencia y hasta el último. Evidentemente, tu situación económica, laboral y personal pueden cambiar y esto condiciona que no necesites un piso tan grande o que no puedas asumir la totalidad del precio del alquiler. En este caso, deberás avisar con la antelación estipulada en el contrato. Es muy probable que sea muy necesario la firma de un  documento de rescisión de contrato de alquiler.

Cumplir la ley

La Ley de Arrendamientos Urbanos explicita en su contenido lo que se puede hacer y lo que no de acuerdo a esta ley. Esto va a ser importante para responder preguntas del tipo: ¿te pueden echar de una habitación alquilada? ¿Quién se encarga del pago de los impuestos?, etc…recuerda que en la ley es donde encontrarás todas las respuestas y que el incumplimiento puede comportar sanciones o problemas judiciales que seguro quieres evitar.

Obligaciones del arrendador

El arrendador por su parte también tiene unas obligaciones que ha de cumplir, y el incumpliento de éstas también le aparta del correcto procedimiento legal y en consecuencia, también podría ser sancionado por incumplir.

Hacerse cargo de lo pactado en el contrato

Entre las obligaciones más importantes del arrendador se encuentra la de pactar en el contrato las condiciones que vinculan a ambas partes. Que el piso cumpla las condiciones de habitabilidad que precisa la ley y que esté en perfecto estado para entrar a vivir sin que esto pueda penalizar de forma alguna al inquilino ni que éste solucione los problemas estructurales del mismo, salvo que en el contrato se pacte lo contrario, de acuerdo en cláusulas específicas.

No cambiar las condiciones ni sacar provecho ilícito

Ligado a la anterior encontramos que el arrendador se ve ligado al contrato por el tiempo en que este se encuentre en vigor. Esto significa que no se pueden cambiar las condiciones de forma aleatoria o porque la zona se revalorice y el arrendador considere que está perdiendo una buena oportunidad para sacar un provecho de la situación coyuntural. Además, el contrato una vez firmado, ha de ser cumplido.

Contrato, el documento más importante en un alquiler

Ya lo hemos ido desgranando a lo largo y ancho de este artículo pero el contrato es sin duda el documento más importante cuando se alquila un piso o casa. En este caso, el contrato es el documento escrito que vincula a las partes al cumplimiento de las condiciones pactadas entre ambos y que rubrican dando su palabra de ello. 

Así que si estás pensando en irte de alquiler o en poner tu piso a alquilar, debes hacerlo teniendo en cuenta todos las obligaciones que tendrás que asumir y dejarlo todo por escrito en un documento, que será el contrato y que te vincula mientras este dure.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *